La quiropráctica y el entrenamiento

Por Dra. Irma I. Sierra

El Periódico el Nuevo Día Sección Medicina Deportiva

Domingo 10 de noviembre de 1991

El concepto quiropráctico de que la vertebra o segmento pélvico, fuera de su posición normal, puede ser la causa de agravamiento o de provocar ciertos síndromes, es una contribución mayor a los campos de la medicina deportiva. Mientras estamos parados y sin movernos, la columna vertebral lucha por su equilibrio postural. En la actualidad, en nuestra vida, la columna vertebral nunca está en un estado estático. Está cambiando alternamente de un estado de postura estática a un estado de actividad dinámica, en movimiento.

Una unidad motora intervertebral consiste de dos vertebras y sus estructuras contiguas (discos, músculos, ligamentos, nervios) formando un grupo de articulaciones a un nivel intervertebral. Así, lo que en quiropráctica se le llama subluxación vertebral es nada menos que una alteración de la dinámica normal; se alteran las relaciones anatómicas o fisiológicas de estructuras que articulan contiguamente.

La eficiencia biomecánica de cualquiera de las 25 unidades motoras vertebrales, desde la primera vertebra del cuello hasta el hueso del sacro, el hueso de la sentadera puede ser descrita a esa condición en que cada segmento es libre para moverse eficientemente en todas sus escalas normales de movimiento y el segmento esta libre para regresar a su posición normal de descanso después de movimiento.

Cuando la biomecánica espinal esta anormal, se encuentra primeramente relacionada con subluxación vertebral y otras fijaciones espinales que resultan en desproporción estructural y funcional de la columna vertebral.

Este estado es la condición de una unidad motora que ha perdido su movimiento normal o su poder de regresar a su posición normal de descanso después de movimiento.

Muchas personas tienen una o más subluxaciones y no demuestran síntomas. Estas pueden existir un máximo de 15 anos y uno no darse cuenta. Estas subluxaciones pueden ocurrir por traumas o accidentes, malas posturas, nutrición indebida y/o movimientos repetitivos. Los dolores o molestias pueden aparecer lentamente o de repente.

Al practicar un deporte, nuestro cuerpo sufre de movimientos que se repiten. Si tenemos nuestra espina alineada, con eficiencia biomecánica, nos ayudaría a tener balance muscular que nos permite tener una práctica más eficiente.

El cuidado quiropráctico es necesario en cualquier momento antes, durante y después del deporte practicado. Antes es porque previene ya que le brinda el balance estructural, así le da al cuerpo flexibilidad y fortaleza. Durante, mantiene la estructura en un estado máximo de su condición, ya sea durante entrenamiento, torneo o temporada de juego. Después, lea ayuda a devolver el balance estructural y además alivia el resentimiento de los dolores musculares que pueda sentir.

Cuando las articulaciones óseas no tienen relación apropiada, al estirar los músculos y ligamentos de estas articulaciones le puede causar daño o alterar los nervios del área. A la larga le causa dolor. Por eso es importante evaluar la condición de sus articulaciones óseas antes de comenzar a practicar algún deporte.

El grado de desarreglo de un segmento óseo dentro de sus articulación puede variar desde un micro trauma a uno macroscópico y verdaderamente percibido. Siempre se atiende a algún grado por falta de función articular, insulto neurológico, músculos, ligamentos y tendones abusados. Una vez producida la lesión se convierte en un foco de irritación patológica sostenida.

Durante el análisis de la espina, los movimientos mayores, flexión, extensión, flexión lateral derecha/izquierda, rotación derecha/izquierda, son evaluados. También se evalúan los músculos, movimientos de caminar y análisis de postura. Generalmente se hacen los exámenes ortopédicos, neurológicos y exámenes quiroprácticos para localizar el área afectada. Se palpa en posición dinámica y estática. Si es necesario, para buscar problemas pato fisiológicos, se refieren a exámenes de laboratorio, radiografías, o para análisis nutricionales o exámenes físicos.

Toda persona participante de deportes debe tener una evaluación completa sobre su estado de salud al principio de la temporada de juego o entrenamiento. Segundas evaluaciones son casi necesarias a intervalos de la temporada y es siempre necesaria en casos donde el candidato ha sufrido una lesión severa, enfermedad, o ha tenido cirugía.

Un buen cuidado durante el periodo de sanación del atleta requiere una repetitiva inspección y soporte emocional. La quiropráctica conoce los aspectos del trauma. Lo único que no se puede tratar quiroprácticamente son las lesiones que tienen fracturas y lesiones que envuelven cirugías. Depende también el lugar y alcance de la lesión. El efecto del tratamiento quiropráctico deben de grandemente de un rápido reconocimiento de la lesión, eliminando así su causa inicial.

Deben de tener en mente que la cantidad de la práctica no es tan importante como la calidad de esta. Lo que es importante es el practicar los movimientos del deporte correctamente. El quiropráctico está entrenado para ayudar y encuentra las causas primarias y secundarias, y por tratamiento las corrige.