LA CIENCIA DEL BIOMAGNETISMO

Dr. Ralph U. Sierra en una entrevista en marzo del 1974

Editado por su hija: Dra. Irma I. Sierra

Evidentemente vivimos bajo la influencia de un campo magnético.

“Yo hago estos experimentos con los imanes para probar sus facultades curativas y otras propiedades.” Se pone de pies al frente de un televisor blanco y negro y hace danzar la imagen a la izquierda o derecha, según sea el polo magnético que enfrente la pantalla.

Hace milenios los imanes eran usados por los médicos par tratar distintos tipos de enfermedades. Médicos de muy antaño, como Galeno, Paracelsus, y Avicenas, creían firmemente que por medio de los magnetos se podían extraer del cuerpo las enfermedades.

Hace varias décadas, millones de personas confiaban en los efectos curativos de los imanes y muchísimos se enriquecieron explotando la falsedad o ignorancia que se tenían alrededor de estas ideas. La falsedad consistía en que los imanes eran muy pequeños y de escasa potencia y el estilo de su aplicación era cuanto más, dudoso. Porque además no se había desarrollado la investigación científica.

Hoy día, hay muchos adelantos científicos de la ciencia denominada, Bio-magnetismo. Ha avanzado muchísimo en Estados Unidos, Inglaterra, Rusia y Japón. Pero como el Dr. Ralph U. Sierra, de Puerto Rico, en cuanto sus estudios de investigación y a la aplicación efectiva de sus métodos. Estaba muy avanzado para su época. Muchas personas dieron y dan fe a todo esto, aparte de los famoso deportistas que le dieron fama al Dr. Sierra, ya que pudieron continuar participando en sus deportes.

Si él veía casos de cáncer, el mismo no sabía exactamente lo que lograba el resultado, ni sabía cuanto tiempo duraría la desaparición de sus síntomas. Pero lo que si estaba seguro es que los imanes tienen facultades curativas insospechables.

Este profesional expresaba con un gran entusiasmo sus experiencias clínicas. Tenía muchas críticas y el hacía gala de una más allá de lo natural sentido ético y no se atreve hablar de ciertos intereses creados que a esta altura, nosotros creemos adivinar.

“Aquellos de nosotros que hemos investigado los efectos de campos magnéticos y electromagnéticos en los sistemas de la vida, hemos hecho descubrimientos importantes. Entre estos descubrimientos hay factores que demuestran que se puede disolver el calcio y contrarrestar ciertos tipos de cáncer. Pero las habilidades generativas del cuerpo, se pueden hacer crecer o asistir al crecimiento de los huesos y materiales fibrosos. Campos electromagnéticos pueden ayudar al desarrollo de los huesos, revertir segmentos rotos de los huesos, asistir a los efectos de curación y reducir los efectos físicos nerviosos que pueden resultar en dolores. Otro campo de investigación muy importante –continuaba Ralph Sierra- es la posibilidad de disolver cálculos biliares evitando operaciones innecesarias para remover estos crecimientos y desarrollos anormales.”

Sierra tenía un hermoso jardín. Regaba las plantas con agua magnetizada. “Sometiendo agua corriente a campos magnéticos nos aumenta la actividad del ion de hidrogeno y reduciendo levemente los niveles de oxigeno y nitrógeno del agua hasta un punto en que ese puede usar para estimular la actividad mental. El agua magnetizada pude calmar el sistema nervioso y en ciertos casos donde se ha abusado de las drogas y reducir la necesidad de las mismas. En todos los casos el agua magnetizada hace la mente más alerta.”

El Dr. Sierra compartió escritos y correspondencia con especialistas de Inglaterra, Japón, China, Australia, Estados Unidosy Rusia, en muchos casos consultando sus opiniones.“En Rusia -nos decía- se está usando en los hospitales el agua magnetizada. Con ella existe la posibilidad para curar riñones, corazón y otros órganos.”

“El investigador debe recordar que cada una de las células del sistema humano es una pequeña batería eléctrica. La función de los órganos glandulares, huesos, tejidos del cuerpo humano son electroquímicos en su funcionamiento y naturaleza. Partiendo de esta base, se resume que si aplicamos la correcta energía electromagnética a la parte afectada, podemos aliviar –o curar definitivamente- algunas afecciones.”

“La ciencia del Biomagnetismo guarda para todos aquellos investigadores de medicina la respuesta a muchos de los males incurables de hoy…”

El Dr. Ralph Sierra, falleció a los 78 años de edad, el 11 de noviembre del 1982. Se controlo un cáncer de la próstata diagnosticado en el año 1958, con el campo magnético. Gracias a Dios y a ese campo pude nacer, conocer a este gran ser humano y compartir con él hasta mi primer ano en escuela Quiropráctica. En su último experimento se cayó sentado de más de 6 pies de altura martillando un clavo magnético a un árbol de mango. Aun así continúo haciendo lo más que el adoraba hacer: ayudar a toda persona que pusiera su salud en sus manos.

De más esta decir que ese árbol dio muchos mangos sabrosos por muchos años.

Si desea copia del libro del Dr. Ralph U. Sierra, Energía Magnética, puede conseguirlo dentro del libro, El Poder del Iman en energiamgnetica.com o comunicarse al 787-782-5767.